ULTIMAS NOTICIAS

El intento de asesinato contra el papa Juan Pablo II tuvo lugar el miércoles 13 de mayo de 1981, en la plaza de San Pedro de la Ciudad del Vaticano. Mehmet Ali Agca disparó contra el papa cuatro veces mientras este entraba en la plaza. Agca fue apresado inmediatamente y sentenciado a cadena perpetua por un juzgado italiano. Posteriormente el papa perdonó a Agca. El presidente italiano Carlo Azeglio Ciampi otorgó el indulto a Agca a petición del papa, tras lo cual fue deportado a Turquía en junio del 2000.

En agosto de 1980, bajo el seudónimo de Vilperi, Agca empezó a recorrer la región mediterránea, cambiando varias veces de pasaporte y de identidad. Entró a Roma el 10 de mayo de 1981 en un tren que había tomado en Milán. De acuerdo al testimonio posterior de Agca, en Roma se encontró con 3 cómplices: un compatriota turco y 2 búlgaros. La operación estaba liderada por Zilo Vassilev, un militar búlgaro que residía en Italia. Según Vassilev, la misión le había sido encargada por el mafioso turco Bekir Celenk en Bulgaria.

Según Agca, el plan era que él y el pistolero Oral Celik abrieran fuego contra el papa en la plaza de San Pedro y después escaparan a la embajada búlgara aprovechando el pánico generado por una pequeña explosión. El 13 de mayo se sentaron en la plaza escribiendo postales, mientras esperaban la llegada del papa. Cuando el papa pasó, Agca le disparó varias veces generando un ensordecedor griterío entre los asistentes a la audiencia en la plaza San Pedro. Una monja y varios testigos (dos vestidos de cardenales) le impidieron tanto disparar más veces como escapar. Fue atrapado por Camillo Cibin, el jefe de seguridad del Cuerpo de Gendarmería de la Ciudad del Vaticano. Juan Pablo II fue alcanzado por 4 balas, 2 de las cuales se alojaron en su estómago, otra le alcanzó en el brazo derecho y la última en la mano izquierda. Dos espectadores resultaron heridos a causa de las balas perdidas del sicario: Ann Odre, de Buffalo, Nueva York, recibió una bala en el pecho, y Rose Hill, de Jamaica, sufrió una herida superficial en el brazo. Celik, presa del pánico, huyó sin poner la bomba ni abrir fuego.

El papa fue llevado al Palacio Apostólico para un primer diagnóstico, ya que exteriormente la herida no parecía seria. Pero una vez que se midió su pulso y presión fue evidente que el papa estaba en peligro y se avisó a una ambulancia. A pesar de que la bala había evitado tanto la aorta abdominal como la arteria mesentérica, Juan Pablo II perdió casi el 75% de su sangre, sufriendo un shock por desangramiento, debido a la perforación intestinal. El papa fue operado por el Dr. Francesco Crucitti en el Policlínico Universitario Agostino Gemelli, el centro traumatológico afiliado a la escuela de Medicina de la Universidad del Sagrado Corazón. Este centro siempre tiene una serie de habitaciones reservadas para el uso del papa. Juan Pablo II pasó por casi seis horas de cirugía intestinal de emergencia, que requirió transfusiones y una colostomía temporal que luego tuvo que ser deshecha. Varios meses después tuvo una infección de citomegalovirus, debido a haber recibido transfusión de sangre fresca que no había sido suficientemente tratada, por la urgencia con la que se había efectuado dicha transfusión. Cuando estuvo con el papa en la prisión Rebibbia de Roma la primera vez después de su intento, Agca, quien era un ultra derechista turco, le preguntó cómo había conseguido sobrevivir. El papa, que había estado consciente hasta el momento de entrar en el quirófano, presintió que sobreviviría, creyendo de corazón en la intercesión de la Virgen María, Nuestra Señora de Fátima (quien, en una de sus apariciones a los tres niños había profetizado que un «Obispo de blanco» sería atacado).

Bekir Celenk fue acusado de planear el asesinato y murió cuatro años después mientras se llevaba a cabo su juicio en Turquía.

 

Con información de Wikipedia

 

En 1937, el dirigible más grande del mundo cayó en una impactante explosión en la que murieron 36 personas y otras tantas lograron sobrevivir de milagro. Fue el fin de la era los zepelines.

Este 6 de mayo se cumplen 85 años de la tragedia que marcó el fin de los zepelines, con la explosión del mayor dirigible del mundo y un orgullo de la ingeniería alemán.

La tragedia de Hindenburg ocurrió en el auge del nazismo, que lideraba el mercado con los dos mayores dirigibles que existían: el Graf Zeppelin y el Hindenburg. Sin embargo, trágicamente este último, tras haber cruzado el Atlántico, se vio envuelto en llamas y explotó cuando intentaba aterrizar en la base naval Lakehurst, en Nueva Jersey, Estados Unidos. Al momento del accidente viajaban 98 personas, de las cuales 36 murieron y las restantes 62 lograron sobrevivir milagrosamente.

Se lo llamaba el "Titanic de los aires" debido a que tenía un tamaño similar.

Fue creado con una capacidad máxima de 50 pasajeros (sin contar la tripulación), pero luego lo ampliaron a 72, pero con el riesgo (que a la postre sería fatal) de usar únicamente Hidrógeno como gas de sustentación en lugar de Helio, un gas más pesado pero no inflamable, por lo que se sabía era más seguro.

El Hindenburg usaba 190.000 metros cúbicos de hidrógeno para cada viaje transatlántico.

Finalmente, a las 7.25 del 6 de mayo de 1937, cuando estaba próximo a aterrizar en Estados Unidos, el Hindenburg comenzó a tener una pérdida de hidrógeno y se prendió fuego completamente en menos de un minuto cuando estaba a 130 metros de altura. La superestructura de metal fundido y la tela exterior carbonizada colapsaron al suelo provocando el pánico en los presentes. Algunos pasajeros, desesperados, saltaron de 100 metros de altura. Es considerado un milagro que hayan sobrevivido 61 de las 97 personas a bordo.

El hecho fue presenciado por la prensa y cientos de personas que veían llegar el dirigible. Incluso fue transmitido en vivo por radio. El reportero de radio Herbert Morrison, desconocido hasta el momento, fue la voz que relató la tragedia desde una pequeña emisora ​​de Chicago.

El periodista quería usar el momento para un experimento de grabación. Cuando informaba sobre la situación, llamó a su ingeniero de sonido, Charlie Nehlsen: "¡Oye esto, Charlie! ¡Oye esto! Se está hundiendo. ¡Se está estrellando!". Morrison, desesperado y emocionado, gritó: "¡Oh, la humanidad!".

El zepelín recién había comenzado a volar comercialmente en marzo de 1936. Partía habitualmente desde Frankfurt, cruzando el Atlántico hacia Nueva Jersey. Pero también tenía otro destino principal como Río de Janeiro, Brasil.

Su alto precio por cada viaje reflejaba también su exclusividad y calidad de las instalaciones: un imponente comedor, sala de estar, salón de lectura, cabinas dormitorios con comodidades, comida y vinos de primera clase.

Además de tener agua fría y caliente, los pasajeros incluso hasta podían fumar en el viaje a pesar de que se trasladaban en un dirigible altamente inflamable. Los pasajeros debían pagar una fortuna para volar en él, sólo comparable con el precio de un billete para el ya desaparecido avión supersónico Concorde.

El Hindenburg también fue el centro de la escena en los Juegos Olímpicos de 1936 cuando sobrevoló el estadio de Berlín en la inauguración y ante la aparición de Adolf Hitler. Realizó 63 vuelos, cruzando el Océano Atlántico 17 veces y recorriendo un total de 308.323 kilómetros.

La caída Hindenburg marcó el fin de los zepelines

Si bien en varios países había dirigibles, en Alemania fue donde se especializaron sobre los zepelines y contaban con los dos más grandes del mundo: el Graf Zeppelin y el Hindenburg. 

El accidente ocurrió cuando avanzaba el nazismo en Alemania y comenzaba Hitler a planificar su invasión por Europa. El Hindenburg era reconocible por su enorme tamaño, pero también por las reconocibles esvásticas nazis.

Luego de la tragedia, la noticia recorrió el mundo. Encima, la aerolínea de aviones PanAm anunció que comenzaría a realizar vuelos transoceánicos y los zepelines de la empresa fabricadora Luftschiffbau Zeppelin cayeron en desuso.

La tragedia de Hindenburg no fue la única protagonizada por un zepelín. En 1930, el dirigible inglés R101 también se había incendiado dejado un total de 48 muertos de las 54 personas a bordo.

Fuente: Perfil Radio

 

El 22 de abril del 1616, murió Miguel de Cervantes, el escritor aventurero que creó el quijote.  El 23, un día después de ese mismo año, Murió William Shakespeare, el autor de Rome Julieta y las más sonados abras de la literatura inglesa.

Miguel de Cervantes Saavedra (Alcalá de Henares, nació​ el 29 de septiembre de 1547 fue un novelista, poeta, dramaturgo y soldado español.

Es considerado la máxima figura de la literatura española. Fue el autor de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, novela conocida habitualmente como El Quijote, que lo llevó a ser mundialmente conocido y a la cual muchos críticos han descrito como la primera novela moderna, así como una de las mejores obras de la literatura universal, cuya cantidad de ediciones y traducciones solo es superada por la Biblia.​ A Cervantes se le ha dado el apelativo de «Príncipe de los Ingenios».​

Soldado en Italia, preso en Argel, recaudador de impuestos en Andalucía: la vida del Cervantes fue un constante vagar y una incesante lucha de la que nació́ su obra inmortal: el Quijote.

Esta novela representó una crítica a las tradicionales novelas de caballería de la época, en las que un hidalgo de hermosa figura liberaba a una princesa cautiva.

En El Quijote, un hombre de cincuenta años de edad envidiado en la lectura de esas cae en la locura y se cree a sí mismo un Caballero y se lanza a una aventura en la se enfrentaría a Gigantes y liberaría a su princesa.

Las aventuras de Don Quijote desbordan la imaginación y sus diálogos y monólogos al igual que las obras de Shakespeare como Hamlet, alcanzan la cúspide de la filosofía y los cuestionamientos humanos.

Las obras de Cervantes, sus cuentos y toda la maestría en el dominio del lenguaje, donde demuestra que la lengua castellana tenía la capacidad de comunicar y hacer templar el alma de sus lectores, son la reafirmación del idioma español como una lengua romántica y profunda capaz de influir en la vida de generaciones y cientos de millón es de personas.

En tanto, del otro lado de la vieja Europa, estaba la obra en lengua inglesa de William Shakespeare, quien el igual que Cervantes en el español, le dio al inglés, una lengua pragmática escueta, la dimensión de la filosofía convirtiendo sus tragedias y dramas en obras inolvidables que representan hoy el símbolo del amor (Romeo y Julia) y el autocuestionamiento existencial.

Miguel Cervantes murió un día antes que Shakespeare y ambos dejaron los dos grandes legados para los dos mas cotizados idiomas del mundo, el español y el inglés.

 

Obras de Miguel de Cervantes:

La Numancia (1582)

El trato de Argel (1582)

La Galatea (1585)

El Ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha (Primera parte editada en 1605, segunda parte en 1615)

Novelas Ejemplares (1613)

Novela del Casamiento Engañoso

La Gitanilla

El amante liberal

La española inglesa

Riconete y Cortadillo

Licenciado Vidriera

La fuerza de la la sangre

El celoso extremeño

La ilustre fregona

La de los perros Cipón y Berganza

Novela de la Señora Cornelia

Novela de las Dos Doncellas

Viaje del Parnaso (1614)

Ocho comedias y ocho entremeses nuevos, nunca representados (1615)

Los trabajos de Persiles y Segismunda, historia septentrional (1617, obra póstuma)

 

 

Obras de William Shakespeare:

Comedias

La comedia de las equivocaciones (1591)

Los dos hidalgos de Verona (1591-1592)

Trabajos de amor perdidos (1592)

La fierecilla domada (1594)

El sueño de una noche de verano (1595-1596)

El mercader de Venecia (1596-1597)

Mucho ruido y pocas nueces (1598)

Como gustéis (1599-1600)

Las alegres comadres de Windsor (1601)

Noche de reyes (1601-1602)

A buen fin no hay mal principio (1602-1603)

Medida por medida (1604)

Pericles (1607)

Cimbelino (1610)

Cuento de invierno (1610-1611)

La tempestad (1612)

Tragedias

Tito Andrónico (1594)

Romeo y Julieta (1595)

Julio César (1599)

Hamlet (1601)

Troilo y Crésida (1602)

Otelo (1603-1604)

El rey Lear (1605-1606)

Macbeth (1606)

Antonio y Cleopatra (1606)

Coriolano (1608)

Timón de Atenas (1608)

Dramas históricos

Eduardo III (1596).

Enrique VI (1594)

Ricardo III (1597).

Ricardo II (1597).

Enrique IV (1598 – 1600)

Enrique V (1599)

El rey (1598)

Enrique VIII (1613)

 

 

La segunda ocupación estadounidense de la República Dominicana (1965-1966), llamada Operación Power Pack, por las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos, comenzó con la entrada del Cuerpo de Marines en Santo Domingo el 28 de abril de 1965. Más tarde, se le unió la mayoría de la 82.ª División Aerotransportada del Ejército de los Estados Unidos y su casa matriz, el XVIII Cuerpo Aerotransportado.

Después de un período de inestabilidad política tras el asesinato del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo en 1961, fue eleto presidente un destacado escritor dominicano exiliado de la dictadura de Trujillo, Juan Bosch, fundador del Partido Revolucionario Dominicano (PRD).

Un grupo de militares conservadores junto a la poderosa élite de la oligarquía dominicana y la jerarquía católica respaldados por la CIA, ejecutaron el golpe de estado del 25 de septiembre de 1963, que dos años después desembocó en una guerra civil.

Durante la era de Trujillo fue creado un cuerpo militar élite llamado CEFA, que tenía unos 2000 efectivos de infantería altamente capacitados entrenados por asesores militares de Estados Unidos. Esta organización cuasi-independiente estacionados en una Base Aérea al este de la capital, estaba equipada con tanques, cañones sin retroceso y artillería, así como por sus propios aviones de ataque.

El 24 de abril de 1965 un grupo de militares dirigidos por un coronel llamado Francisco Caamaño Deñó lanzó una rebelión contra el gobierno de facto apoyado por Washington reclamando el retorno a la vida constitucional del país interrumpida por el golpe de estado de 1963.

Inmediatamente, el Partido Revolucionario Dominicano y el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, que habían respaldado el gobierno de Juan Bosch pusieron un gran número de civiles armados en las calles, dando lugar a la creación de los primeros escuadrones de la armada rebelde, que fueron conocidos en términos generales como "Comandos".

Los rebeldes quienes fueron etiquetados por la prensa norteamericana como “pro-Bosch”, y  "constitucionalistas" por abogar por la restauración del presidente Bosch y la restauración de la constitución del 63, salieron a las calles, apoderándose rápidamente del Palacio Nacional y de los medios de comunicación del gobierno en la capital. Los militares leales a al gobierno de facto fueron etiquetados con el apodo de "leales".

El coronel Francisco Alberto Caamaño, el coronel Rafael Tomás Fernández Domínguez.

y el coronel Manuel Ramón Montes Arache, comandante del Cuerpo de Comandos de Hombres Ranas de la Marina de Guerra Dominicana, se constituyeron en líderes de los insurgentes constitucionalistas.

En los días que siguieron, los constitucionalistas se enfrentaron con agentes de seguridad interna y con los militares de derecha del CEFA. Ya para el 26 de abril de 1965, los civiles armados, habían superado en número a los regulares militares rebeldes.

Ambas partes estaban fuertemente armadas y muchos civiles quedaron atrapados en el fuego cruzado. El gobierno de Washington comenzó los preparativos para la evacuación de sus ciudadanos y otros extranjeros que pudieran estar deseando salir de la República Dominicana.

El 28 de abril, la Fuerza Aérea Dominicana comenzó un intenso bombardeo contra la parte de Santo Domingo.

El presidente de los Estados Unidos Lyndon Johnson (demócrata), ordenó la invasión a Santo Domingo aduciendo que no iba a permitir "una segunda Cuba en América".

El jefe de Estado Mayor general Wheeler le dijo al general Palmer de la CINCLANT en relación a la intervención militar:

"su ocupación sin previo aviso es para evitar que la República Dominicana se vuelva comunista."

El 29 de abril, bajo el argumento oficial de la necesidad de proteger las vidas de los extranjeros –ninguno de los cuales había sido muerto o herido– una flota de 41 buques fue enviada para bloquear la isla y de esta forma comenzó la invasión de infantes de marina y parte de la 82.ª División Aerotransportada. También, se desplegaron alrededor de 75 miembros de la compañía "E" del 7th Special Forces Group. En definitiva, se terminó por enviar a Santo Domingo un contingente de 42 000 soldados e infantes de marina.

El presidente Lyndon B. Johnson declaró esa noche que había dado órdenes para el desembarco de infantes de marina en Santo Domingo con la finalidad de proteger la vida de ciudadanos norteamericanos y que la OEA había sido informada de esa situación. Otras versiones afirman la invasión se efectuó de forma unilateral y que los delegados de la OEA se enteraron de la invasión por radio y por televisión luego del discurso de Johnson. No obstante, poco después, los Estados Unidos junto con la OEA, formaron una fuerza militar interamericana para la intervención en la República Dominicana.

El 15 de junio de 1965, los tanques estadounidenses entraron en la ciudad apoyados por los leales sin que los tanques rebeldes los pudieran detener cayendo la posición norte de estos aunque el bastión principal resistió con el uso de barricadas y cócteles molotov.

Mediante un acuerdo de paz terminó la guerra.

Mas de tres mil dominicanos, la mayoría civiles, murieron en la guerra y solo 44 soldados norteamericanos perdieron la vida.

 

 

El asesinato de Abraham Lincoln tuvo lugar el 14 de abril de 1865 alrededor de las 22:25 en Washington D. C., cuando la Guerra civil estadounidense llegaba a su fin. Si bien sobrevivió inicialmente al disparo, las heridas recibidas eran de tal gravedad que falleció al día siguiente, a las 7:22. El hecho ocurrió cinco días después de que el comandante general del Ejército de Virginia del Norte, Robert E. Lee, rindiera sus tropas al general Ulysses S. Grant y al Ejército del Potomac. Lincoln fue el primer presidente de Estados Unidos en ser asesinado,1 ya que treinta años antes, en 1835, había fracasado un intento de asesinato de Andrew Jackson.2

El atentado fue planeado y llevado a cabo por el actor y simpatizante de la causa confederada John Wilkes Booth, como parte de una conspiración mayor destinada a reunir las tropas confederadas restantes para que siguieran luchando. Booth reclutó a varios cómplices, David Herold, Lewis Powell (también llamado Lewis Payne) y George Atzerodt, a quienes encargó el asesinato del secretario de Estado William H. Seward y del vicepresidente Andrew Johnson. Con este triple asesinato, Booth esperaba crear el caos y derrocar al gobierno de la Unión.

El decimosexto presidente de Estados Unidos Abraham Lincoln recibió un disparo en la cabeza cuando asistía a la representación de la pieza Our American Cousinde Tom Taylor, en el teatro Ford de Washington D. C., en compañía de su esposa y de dos invitados. Si bien lograron asesinar a Lincoln, el resto del complot, que consistía en eliminar a las principales figuras del gobierno, fracasó: Powell solo logró herir a Seward, quien sobrevivió, mientras que Atzerodt, encargado del asesinato de Johnson, entró en pánico y huyó de Washington sin intentar siquiera atacarlo.

Booth conocía bien la pieza que se representaba en escena y esperó el momento, en la segunda escena del tercer acto,44​ en que el actor Harry Hawk, que interpretaba el rol del pueblerino Asa Trenchard, dijo su destino a la altanera señorita Mountchessington: el hablar franco de Asa Trenchard, su fuerte acento popular y muy estadounidense desencadenaban siempre la hilaridad del público, cuyo ruido encubriría el sonido de la detonación. Llegado el momento, como Lincoln se inclinó hacia delante y miró hacia abajo, a la izquierda de la audiencia en la que pareció reconocer a alguien,45​ Booth se precipitó y disparó su pistola a la cabeza del presidente.

Después del atentado el ejército organizó la persecución del asesino. Powell fue arrestado el 17 de abril de 1865 y Atzerodt, el 20 de abril. Booth y David Herold, después de haber huido del lugar de los crímenes, se reencontraron en Maryland y consiguieron escapar a sus persecutores hasta el 26 de abril. Rodeados por el ejército, Herold se rindió, pero Booth se negó a hacerlo y fue abatido. También arrestaron a varios sospechosos. Finalmente, un tribunal militar procesó a siete hombres y una mujer, Mary Surratt, a partir del 9 de mayo de 1865. El 30 de junio, el tribunal los encontró culpables a todos y sentenció a cuatro de ellos a la pena de muerte. A pesar de las irregularidades del juicio, el Secretario de la Guerra Edwin M. Stanton no atendió las peticiones de clemencia y fueron ejecutados en la horca el 7 de julio de 1865.

Con información de Wikipedia

EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

FOLLOW US

 
   

 

Video de hoy

Interviews with El Vocero Hispano: Christy Buck / Be Nice.

Edith Reyes interviews Christy Buck, founder and executive director of Be Nice. about suicide awareness, the symptoms, and when and how to seek help. If you or someone you know is experiencing depression or a mental health illness and need help, call 1-800-273-8255. For more information about be nice. visit ? benice.org.

FOTO NOTICIAS