ULTIMAS NOTICIAS

LANSING, MICHIGAN (EVH) - Agentes federales frustraron un complot de los grupos armados conocidos como “Milicias” cuya intenión era secuestrar a la gobernadora demócrata de Michigan, Gretchen Whitmer, dijeron las autoridades el jueves al anunciar los cargos del supuesto plan fue planificado desde hace varios meses y que incluso fue ensayado.

Los perpetradores planeaban secuestrar a la gobernadora cuando esta estuviera de vacaciones en su casa de veraneo.

Seis de los hombres implicados fueron acusados ​​ante un tribunal federal de conspirar para secuestrar a la gobernadora en reacción a lo que consideraban su "poder incontrolado", según una denuncia federal. Por otra parte, los otros siete fueron acusados ​​en un tribunal estatal bajo las leyes de antiterrorismo de Michigan por presuntamente apuntar a la policía y pretender provocar un conflicto armado con los agentes del orden.

Unas horas más tarde de haber sido denunciado el plan, la gobernadora Whitmer culpó al presidente Donald Trump, señalando que no condenó a los supremacistas blancos en el debate de la semana pasada con Joe Biden y, en cambio, le dijo a un grupo de extrema derecha que "retroceda y se mantenga al margen".

"Los grupos de odio escucharon las palabras del presidente no como una reprimenda sino como un grito de guerra, como un llamado a la acción", dijo Whitmer. “Cuando nuestros líderes hablan, sus palabras importan. Llevan peso ".

Los seis hombres acusados ​​en un tribunal federal conspiraron durante meses, consultaron y capacitaron a miembros de un grupo que las autoridades federales describieron como milicias, y realizaron ensayos en agosto y septiembre, según una declaración jurada del FBI. Fueron arrestados el miércoles por la noche y se enfrentan a cadena perpetua si son declarados culpables.

Cuatro de ellos habían planeado reunirse el miércoles para "hacer un pago por explosivos e intercambiar equipo táctico", dijo el FBI en el expediente judicial.

El FBI citó a uno de los acusados ​​diciendo que Whitmer “no tiene ningún control ni equilibrio. Ella tiene un poder incontrolado en este momento. Todas las cosas buenas deben llegar hacerse."

Andrew Birge, el fiscal federal en el oeste de Michigan, llamó a los hombres "extremistas violentos".

“Todos nosotros en Michigan podemos estar en desacuerdo sobre temas de política, pero esos desacuerdos nunca, nunca deberían equivaler a violencia. Hoy se ha evitado la violencia”, dijo a los periodistas el fiscal federal de Detroit, Matthew Schneider.

Whitmer, quien fue considerada para ser compañera de fórmula de Joe Biden, ha sido elogiada pero también profundamente criticado por la Legislatura controlada por los republicanos y las áreas conservadoras del estado por la respuesta de Michigan al coronavirus. Whitmer Puso importantes restricciones en todo el estado.

En el mes de abril y mayo los grupos conservadores realizaron protestas en Lansing y Grand Rapids contra las órdenes ejecutivas de la gobernadora.

En esas protestas participaron los grupos armados vestidos camuflaje y portando armas de guerra.

La gobernadora ha intercambiado críticas con Trump en público y ekl presidente se refería a ella como “una mujer de Michigan”, y el presidente en abril llamó a sus seguidores a que liberaran a Michigan.

La semana pasada, la Corte Suprema de Michigan dictaminó que una ley de 1945 utilizada como base para muchas de las órdenes de Whitmer era inconstitucional. La decisión fue 4-3, con jueces que fueron nominados por republicanos en la mayoría.

El gobierno dijo que el complot contra Whitmer se detuvo con el trabajo de agentes encubiertos e informantes.

Whitmer agradeció a la policía por frustrar a los conspiradores y dijo que espera que las condenas lleven a "estos hombres enfermos y depravados ante la justicia".

A través de comunicaciones electrónicas, dos de los presuntos conspiradores "acordaron unir a otros en su causa y emprender acciones violentas contra varios gobiernos estatales que según ellos “están violando la Constitución de Estados Unidos", dijo el FBI.

La denuncia penal identificó a los seis acusados por el gobierno federal como Adam Fox, Ty Garbin, Kaleb Franks, Daniel Harris, Brandon Caserta, todos de Michigan y Barry Croft de Delaware. Todos menos Croft comparecieron ante un tribunal federal en Grand Rapids. Solicitaron abogados designados por la corte y fueron devueltos a la cárcel para esperar las audiencias de detención el martes.

Fox dijo que necesitaba 200 hombres para asaltar el edificio del Capitolio en Lansing y tomar rehenes, incluido el gobernador, según el FBI. Dijo que quería juzgar a Whitmer por "traición" y que ejecutaría el plan antes de las elecciones del 3 de noviembre. Más tarde, el grupo pasó a apuntar a la casa de vacaciones de la gobernadora, dijo el FBI.

El plan parecía tener sus raíces en una reunión de junio en Dublin, Ohio, a la que asistieron más de una docena de personas de varios estados, incluidos Croft y Fox.

"El grupo habló sobre la creación de una sociedad que siguiera la Declaración de Derechos de Estados Unidos y pudiera ser autosuficientes", dijo la declaración jurada del FBI. “Discutieron diferentes formas de lograr este objetivo, desde esfuerzos pacíficos hasta acciones violentas. ... Varios miembros hablaron de asesinar a 'tiranos' o 'tomar' a un gobernador en funciones ".

En una acción separada pero relacionada, las autoridades estatales anunciaron cargos relacionados con el terrorismo contra siete hombres que supuestamente pertenecían o estaban asociados con Wolverine Watchmen, que fue descrito como un grupo de milicias.

Los siete hombres están acusados ​​de identificar las casas de los agentes del orden y de hacer amenazas violentas "con la intención de instigar una guerra civil", dijo la procuradora general Dana Nessel.

Se entrenaron para una operación para atacar el Capitolio de Michigan y secuestrar a funcionarios, incluida la gobernadora, dijo Nessel.


EVH Impresa

GALERÍA DE VIDEO

GALERÍA DE FOTOS

Video de hoy

Andrés Abreu y Gabriela Hill comentan sobre las noticias de la edicion 1204 del 16 de octubre

FOTO NOTICIAS